Ventajas de los conectores de aplicaciones para el CIO

Ventajas de los conectores de aplicaciones para el CIO

Ventajas de los conectores de aplicaciones para el CIO

Los conectores de aplicaciones es una tecnología relativamente nueva. Son un conjunto de API’s (Application Programming Interface), es decir, interfaz de programación de aplicaciones, que están diseñadas para poder permitir que interactúen distintas aplicaciones o dispositivos. Permitiendo la integración entre aplicaciones y aumentando la funcionalidad de estas.

 

CTA - Gestión del departamento IT - Texto

 

Conectores informatica

De la idea de conectores de aplicaciones, se desprenden tres conceptos que unidos e integrados realizan la función de conectar las aplicaciones y conseguir la funcionalidad buscada, pese a por separado ser totalmente distintos. Estos son el concepto de API, de conector y de aplicación de integración.

  • API es un conjunto de comandos, funciones y protocolos informáticos donde distintos módulos de software interactúan entre sí y permite a los programadores elaborar programas concretos para ciertos sistemas operativos. Ayudan a desarrollar de manera más simple, reducen el trabajo.
  • Un conector, como su nombre indica, es un cable u objeto que se conecta desde un punto de referencia hasta un punto destino, creando una integración entre ambas partes. Existen distintos tipos de conectores en función del sistema o protocolo con el que conectan (HTTP, SAP, .NET, etc.).
  • Por último tenemos las aplicaciones de integración. Esto es la codificación de los procesos y las asignaciones que permiten una sola solución, para un caso concreto, el uso de la integración. Se suelen componer de un conector o más para obtener los datos de las API, y poder intercambiarlos entre un punto y otro.

 

Hoy en día es muy habitual el conseguir conexión e integración entre dispositivos y aplicaciones de forma rápida mediante conexiones inalámbricas (wifi, bluetooth…), que se encuentran de la mano junto a los conectores que todavía perduran, pero a la vez conviven con una rivalidad teniendo muchos detractores que piensan que la conexión inalámbrica a todos los niveles es la solución final. Pero destacar que la conexión, en este caso entre aplicaciones, mediante conectores físicos presenta unas ventajas respecto a la conexión inalámbrica. Por ejemplo, a nivel de seguridad, siempre va a ser mejor usar una conexión física. Por una parte para evitar robo o pérdida de datos por parte de “Crackers” o ciberdelincuentes, ya que en la conexión inalámbrica los datos viajes por el aire. Además de que siempre va a ser una conexión más estable mediante un conector. Por otra parte, la velocidad de intercambio de datos que permite gestionar a las API las app, va a ser más rápida y eficiente mediante un cable con conector, pese a los grandes avances en velocidad y transmisión de datos que hoy en día existe a nivel inalámbrico.

Siempre y cuando el conector y cable usado tenga las características necesarias para transportar dicha velocidad de datos. Nombrar como desventaja la mayor comodidad de una red que no necesita de cables ni conectores.

Por tanto no encontramos ante una tecnología que combina desarrollo, conexión y funcionalidad de las aplicaciones. Todo esto permite la integración entre las distintas aplicaciones, consiguiendo una optimización de estas e incluso un aumento de las prestaciones derivada del entorno de integración de las App.

 

CTA - Gestión del departamento IT - horizontal

 

Compartir

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.