Smart working, mucho más que teletrabajo

Smart working, mucho más que teletrabajo

smart working

Dentro de todas las nuevas tendencias que surgen en el entorno laboral y profesional, en este post vamos a centrarnos en el smart working.

Veamos con detenimiento en qué consiste este concepto y las claves que debe tener en cuenta toda empresa que quiera implementarlo.

Smart working, nueva modalidad de teletrabajo

¿En qué consiste exactamente el smart working? Se trata de llevar el teletrabajo un paso más allá optimizando tanto el rendimiento de los trabajadores implicados en él como la consecución de los objetivos empresariales.

El teletrabajo es esa modalidad de trabajo a distancia que permite al profesional llevar a cabo sus actividades desde otro lugar distinto a las oficinas de la empresa. Cuando hizo su aparición en el entorno empresarial, muchos profesionales empezaron a ver sus ventajas: les permitía trabajar desde su casa con un ordenador y conexión a internet, sin necesidad de invertir tiempo y dinero en desplazamientos y con la posibilidad de personalizar al máximo su espacio de trabajo.

Sin embargo, a pesar de que el teletrabajo proporcionó muchas cosas buenas, no fueron las suficientes. Es por ello que nace el smart working, que, como ya hemos dicho, va un paso más allá del teletrabajo.

El smart working se centra en proporcionar al trabajador, además de toda la flexibilidad que conlleva el teletrabajo, otros recursos necesarios para que pueda realizar sus tareas de la mejor forma posible.

Para comprenderlo mejor, veamos las claves del smart working.

Claves del smart working

A continuación ofrecemos una serie de claves para comprender mejor el smart working y el avance que supone respecto al simple teletrabajo, así como algunos consejos para llevar a cabo cada una de ellas:

  1. Lo primero que es necesario interiorizar es que el smart working no se centra en el tiempo trabajado, sino en los resultados obtenidos. Existen distintas expresiones de teletrabajo en las que la empresa contratante realiza capturas de pantalla del ordenador del trabajador cada cierto tiempo para así asegurarse de que está ocupándose de sus tareas en el horario pactado. Esto es un ejemplo de cómo centrarse en el tiempo trabajado en lugar de centrarse en los objetivos. En cambio, a las empresas que siguen el smart working no les importa si las personas que contratan trabajan una, dos o seis horas en una tarea, así como tampoco es relevante en qué momento del día lo hacen (por ejemplo, hay quienes se inspiran mejor y se sienten más motivados de noche que de día). Lo que les importa es la calidad del resultado final, y esto es por lo que pagan.
  2. La flexibilidad espacial del teletrabajo es, por supuesto, algo que también incluye el smart working. Ofrecerle al trabajador la oportunidad de elegir los lugares en donde llevar a cabo sus tareas es una fórmula que optimiza los resultados. Esto es así porque, así como hay personas que se concentran mejor en lugares silenciosos, existen otras que trabajan mejor en lugares ruidosos. Este es otro ejemplo de cómo el smart working apuesta por los resultados obtenidos y no por detalles muchas veces irrelevantes, como el lugar en donde se realiza el trabajo.
  3. Además, a través de las nuevas tecnologías, el smart working le proporciona al trabajador todos los recursos necesarios para llevar a cabo su trabajo de la mejor forma posible. Hablamos de cuestiones tan básicas como proporcionar una cuenta de e-mail o un teléfono en los que pueda resolver al instante dudas puntuales que le vayan surgiendo conforme avanza en sus tareas. Pero no solo eso, sino que facilitar información en otros sentidos también es importante. Por ejemplo, si le pedimos a un trabajador que utilice una herramienta de trabajo específica, es recomendable adjuntarle un videotutorial elaborado por la propia empresa, en el que se explique lo que el trabajador necesita saber, ni más ni menos. En este sentido, el trabajo colaborativo es imprescindible.

Por tanto, el smart working es una manera de hacer teletrabajo de forma más eficaz y eficiente, teniendo como máxima la idea de que lo que importa realmente son los resultados. De hecho, son estos los que van a proporcionarle beneficios a la empresa contratante.

KYO - CTA post - Trabajo colaborativo

Compartir