Por qué es importante definir el perfil competencial de los trabajadores de tu empresa

Por qué es importante definir el perfil competencial de los trabajadores de tu empresa

perfil competencial

En pleno siglo XXI, las empresas que trabajan con perfiles competenciales son habitualmente aquellas que lideran un sector o mercado. Cuando hablamos de perfil competencial nos referimos a un documento o ficha en el que se reúnen datos de un trabajador que son relevantes para su desempeño en la empresa de un modo u otro.

En este post hablaremos acerca de la importancia de disponer de este tipo de documento, así como de algunos aspectos que consideramos vitales para incluir en él.

Para qué sirve el perfil competencial de un trabajador

Si una empresa cuenta con un perfil competencial para cada uno de sus trabajadores, podrá hacer uso de ellos en diferentes circunstancias. Entre ellas destacamos las siguientes:

  • Cuando el departamento de recursos humanos detecte la necesidad de cubrir alguna deficiencia en otro departamento, el perfil competencial de cada empleado le permitirá definir cuál es esa deficiencia.
  • Cuando tengamos una necesidad que debemos cubrir con alguno de nuestros trabajadores, el perfil competencial nos permitirá elegir a la persona más adecuada para ello.
  • Cuando se le deba asignar una tarea específica a un trabajador, el perfil competencial nos ayudará a orientar las instrucciones y los objetivos hacia la forma de trabajo y hacia las habilidades de dicha persona.
  • Cuando debamos crear un equipo de trabajo, los perfiles competenciales serán claves para reunir a aquellos trabajadores que mejor puedan trabajar juntos.
  • Cuando debamos asignar una persona a un cliente para una venta o para el trato con él, el perfil competencial nos indicará qué trabajador es el más adecuado para cada cliente.

Qué incluye un perfil competencial

Pero ¿qué incluye en realidad un perfil competencial para ayudarnos en todas estas cuestiones tan diversas? Además de la formación reglada y no reglada y de la experiencia del trabajador, este documento clave reúne otros datos como, por ejemplo:

  • La denominación de su puesto en la empresa.
  • Su ubicación en el organigrama empresarial respecto al resto de miembros.
  • Sus funciones y los trabajos para los que está cualificado en la empresa.
  • Sus habilidades empresariales.
  • Sus ambiciones y objetivos profesionales.
  • Sus condiciones físicas y psicológicas.
  • El salario que cobra.

Y, en definitiva, cualquier información que pueda ser relevante en el futuro.

Competencias umbral y competencias superiores

La forma de organizar el perfil competencial como documento queda a elección de cada empresa. Sin embargo, hay una clasificación básica de las competencias que debemos contemplar en todo caso. Según Richard E. Boyatzis, existen dos tipos básicos de competencias:

  • Competencias umbral: son aquellas que conforman el nivel mínimo que cualquier trabajador debe reunir para desempeñar su puesto de trabajo.
  • Competencias superiores: son aquellas que poseen los trabajadores más cualificados y destacables, que según Boyatzis son alrededor del 10% de toda la plantilla.

Esta diferencia entre competencias umbral y competencias superiores nos permitirá distinguir entre nuestros trabajadores estrella y los trabajadores que se encuentran en la media, de forma que podamos tomar mejores decisiones en momentos clave como, por ejemplo, los ascensos a un puesto superior del organigrama empresarial.

Saber, poder y querer

Otros campos que es recomendable distinguir en todo perfil competencial son aquellos que hacen referencia a la diferencia entre saber, poder y querer:

  • Saber: incluimos aquí tanto los conocimientos (saber en sí) y las aptitudes (saber hacer) que un trabajador puede reunir en función de su formación y de su experiencia.
  • Poder: hay personas que, aunque saben hacer algo, no pueden por determinadas circunstancias personales o incluso físicas; de ahí la importancia de incluir esto en el perfil competencial, como indicábamos más arriba.
  • Querer: con este verbo destacamos la importancia de las actitudes de una persona y de sus motivaciones, ya que si una persona no quiere hacer algo es difícil que lo haga bien.

Por lo tanto y a modo de resumen, disponer de un perfil competencial para cada trabajador puede ahorrarnos muchos problemas futuros. Como se suele decir, es mejor prevenir que lamentar, y los perfiles competenciales incluyen toda la información necesaria para anticiparnos a cualquier situación derivada de los recursos humanos y así no tener que lamentarnos por haber tomado una mala decisión.

 

CTA- Post ebook Gestion de recursos humanos

Compartir