Planificación de la producción en un área de servicios

Planificación de la producción en un área de servicios

planificación de la producción

El sector servicios, dentro de la economía y los mercados, es el conjunto de todas las actividades relacionadas con servicios que no producen o transforman bienes materiales. Es decir, un sector que ofrece servicios que satisfacen ciertas necesidades que tiene la población y se requiere de ellos.

Este sector, como cualquier otro, requiere de una planificación para su óptimo funcionamiento y rentabilidad de sus procesos. Entendiendo esta como una programación de las actividades, una elaboración de diagnósticos del entorno en el que se va a operar, así como un análisis de la situación actual en la que se va a desarrollar la actividad. Todo esto enfocado para llegar al objetivo de elaborar un producto final, en este caso un servicio final, que llegue lo máximo posible al cliente y sea rentable para la empresa.

 

CTA - Gestión del departamento IT - Texto

 

Existen distintos factores que pueden ayudar a conseguir el éxito en la planificación de la producción de un servicio. Estos son muy similares a los necesarios para los de un producto. Dicha planificación de la producción tiene que ir en concordancia con la estrategia de la empresa para conseguir sus objetivos, con lo que tienen que ir de la mano. Por tanto, el cómo la empresa planifique su producción y los procesos que la guiarán para conseguir los objetivos, dependerá totalmente de factores internos de la empresa y las decisiones que se tomen. Pero el nivel de rendimiento de esta planificación dependerá siempre del cliente. Y aquí, hay que tener en cuenta distintos factores para que dicha planificación no solo sea acorde a la estrategia empresarial, sino que llegue también al cliente final.

 

Factores a tener en cuenta en la planificación de la producción

  • Uno de los factores clave para definir la planificación de la producción de un servicio es la flexibilidad que se tiene ante el entorno. Hay que adaptarse a las constantes demandas cambiantes por los clientes. Por ello, los procesos de planificación deben ser flexibles en el tipo de servicio final que se va a ofrecer.
  • Tener la capacidad para reaccionar lo más rápido posible a las necesidades del cliente. Una clase de servicio que quizás no se esté demandando pero que, por cualquier motivo, pase a demandarse de forma repentina, se debe de ser rápidos en la planificación de la producción para junto a la flexibilidad nombrada, satisfacer el mercado.
  • La calidad es otro factor clave para optimizar la producción. Tener los menores errores posibles que minimicen costes y usar un servicio de calidad, en el medio y largo plazo, reduce costes debido a la mayor demanda del servicio. Por norma general, el cliente valora la calidad de lo que adquiere.
  • Ganarse la confianza del cliente es muy importante. A parte de la calidad nombrada, ofrecer comodidades, descuentos, etc… es decir, un trato exquisito y especial a cada cliente con el servicio ofrecido, hará que nuestra rentabilidad en el proceso de producción aumente.
  • Por último, y no menos importante, el precio final que recibe el cliente por el servicio debe estar acorde a las necesidades de la empresa y del mercado, pero siempre sin pasar límites que hagan que el servicio no sea accesible. Minimizar costes en la planificación, además de una correcta organización, entre otros factores, hará posible un buen precio final.

 

Planificar la producción es materia clave para que una empresa tenga éxito, debido a que dependiendo de esta planificación, así será la calidad y el precio del servicio o producto final que ofrezca y de esto dependerán sus beneficios y, por tanto, su viabilidad.

 

CTA - Gestión del departamento IT - horizontal

 

Compartir

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.