Las 5 C del trabajo en equipo en la empresa

Las 5 C del trabajo en equipo en la empresa

Las 5 C del trabajo en equipo

A la hora de gestionar un equipo de trabajo en el entorno empresarial, es importante garantizar que sus miembros se adecuan a las características propias del trabajo colaborativo óptimo. Dichas características son conocidas como las 5 C del trabajo en equipo, debido a que todas ellas comienzan por esa consonante inicial.

¿Cuáles son las 5 C del trabajo en equipo? Las listamos a continuación y, seguidamente, explicamos una a una por separado:

  1. Comunicación
  2. Coordinación
  3. Complementariedad
  4. Confianza
  5. Compromiso

Comunicación

La primera de las 5 C del trabajo en equipo que vamos a ver afecta tanto a los propios miembros del equipo como al sistema de comunicación implantado.

En primer lugar, para que en la empresa haya una buena comunicación, es necesario que los trabajadores cuenten con una serie de equipamiento y herramientas que les permitan comunicarse entre ellos de la mayor cantidad de formas posibles. En este sentido, implantar todas las combinaciones posibles entre espacio y tiempo es crucial para conseguir una buena comunicación:

  1. Mismo espacio, mismo tiempo. Los trabajadores que disponen de espacios de reunión y de ocio comunes pueden desarrollar su comunicación de forma mucho más eficaz que quienes no los tienen.
  2. Mismo espacio, distinto tiempo. Cuando dos trabajadores tienen distintos horarios de trabajo, pero deben colaborar en el mismo proyecto, disponer de un sistema de comunicación entre ambos es vital.
  3. Distinto espacio, mismo tiempo. Para aquellos trabajadores que necesiten comunicarse de forma simultánea, pero que se encuentran en distintos lugares, las tecnologías de comunicación a través de videollamada o chat son una excelente solución.
  4. Distinto espacio, distinto tiempo. La comunicación asíncrona también debe contemplarse en el trabajo en equipo, por lo que los foros y otras soluciones específicas como Solpheo Suite permiten aprovecharla al máximo.

Coordinación

Una vez establecido un sistema de comunicación que permita cubrir todas las combinaciones posibles de espacios y tiempos, debemos asegurarnos de que los trabajadores las utilizan de la forma óptima. Es entonces cuando entra en juego la segunda de las 5 C del trabajo en equipo: la coordinación.

Para una buena coordinación, establecer un líder en cada equipo de trabajo es una idea recomendable, ya que esta persona podrá asumir la función de controlar que los demás miembros cumplen con su trabajo y que no hay problemas de comunicación entre ellos. Y en caso de haberlos, se podrá encargar de solucionarlos.

En cualquier caso, está claro que un equipo sin coordinación está abocado al fracaso.

Complementariedad

La tercera de las 5 C del trabajo en equipo, la complementariedad, hace referencia tanto a los conocimientos y habilidades de cada miembro como a su desempeño dentro del proyecto:

  1. Conocimientos y habilidades: a la hora de crear un equipo de trabajo, debemos prestar atención a estos aspectos para no caer en errores como elegir a dos expertos en el mismo campo dejando otro campo sin cubrir, o elegir a dos expertos cuyos campos de experiencia se complementen entre sí para conseguir un todo más rico que la suma de las partes.
  2. Desempeño: mientras el equipo realiza su trabajo, debemos permanecer atentos a que no se pisan los unos a los otros y a que sus actividades no se solapan; si dos personas realizan el mismo trabajo cuando solo era necesaria una persona para desempeñar dicha tarea, estaremos perdiendo tiempo.

Confianza

A nivel emocional, la cuarta de las 5 C del trabajo en equipo se refiere a los lazos de confianza que unen a los demás miembros del equipo.

Esta confianza puede interpretarse de diversas formas: la confianza que un miembro deposita en otro sabiendo que va a hacer un buen trabajo, la confianza que los miembros del equipo se muestran entre sí sabiendo que no se van a pisar los unos a los otros para ascender más deprisa, etc.

Sea como sea, la confianza es la que une emocionalmente a todo el equipo y, sin ella, las probabilidades de que se termine deshaciendo se multiplican.

Compromiso

Para finalizar, la quinta de las 5 C del trabajo en equipo se centra en el nivel motivacional: si una persona no siente una motivación intrínseca y no se siente comprometida con la empresa y con su trabajo, lo abandonará a la mínima oportunidad, lo que repercutirá negativamente en el resto del equipo.

Sea cual sea el orden en el que las establezcamos, las 5 C del trabajo en equipo deben ellas mismas trabajar en equipo, es decir, complementarse las unas a las otras. Si lo hacemos, veremos resultados increíbles.

 

CTA- Post ebook Gestion de recursos humanos

Compartir