Facturación de una empresa: ¿quieres mejorarla?

Facturación de una empresa: ¿quieres mejorarla?

facturacion de una empresa

Aumentar la facturación de una empresa es una meta que persiguen todos los negocios. Obviamente no es nada fácil y aunque cada mercado tiene sus particularidades, sí que podemos establecer ciertas líneas comunes a muchos sectores. Es evidente que la manera más lógica de aumentar nuestra facturación es incrementando nuestra bolsa de clientes, pero ¿cómo lo conseguimos?

Vamos a analizar ésta y otras medidas cuya implantación puede ayudarnos a mejorar nuestra caja.

Mejorar la facturación de una empresa incrementando los clientes

El primer paso para incrementar nuestra clientela es conocer a fondo el perfil de nuestro público objetivo. Así, debemos de ser capaces de responder a ciertas preguntas: ¿qué necesita?, ¿qué busca?, ¿por dónde se mueve?, ¿qué le interesa?… Toda esta información nos ayudará a ofrecer un producto adaptado a su necesidades y con un lenguaje concreto.

Así, sabremos qué canales publicitarios debemos contratar para ganar visibilidad ante nuestros clientes. Por ejemplo, si vendemos productos de puericultura, es una buena opción ponernos en manos de un prescriptor como son las mamás blogueras o perfiles parecidos que gozan de gran tirón en las redes sociales.

Una atención excepcionl al cliente

Este apartado guarda cierta relación con el anterior porque tan indispensable es obtener un cliente como fidelizarlo a través de un trato esmerado. En este sentido, conviene desarrollar políticas como descuentos por compras, obsequios, una respuesta rápida y demás servicios encaminados a convertir su experiencia de compra en algo que quiera repetir.

Precios competitivos

A veces el problema radica en el precio de nuestros productos, pues la competencia ofrece un producto similar a un menor precio. Por lo tanto, es probable que nuestra empresa sea conocida, que reúna calidad pero que otros estén haciendo mayor caja debido al menor precio de sus artículos.

En estos casos, debemos tratar de abaratarlo o convencer a nuestro público de las excelencias de nuestro producto que se sitúa a años luz en calidad del que ofrece la competencia y que, por lo tanto, está más que justificado ese desembolso extra.

La apuesta por la digitalización

Las empresas españolas cada vez se preocupan más por la digitalización dados los evidentes beneficios que puede aportarles. Uno de ellos, por supuesto, es la mejora de la facturación de la compañía.

Otras ventajas que se desgajan de su incorporación son las siguientes:

  • Mayor eficiencia de los procesos y las tareas.
  • Reducción de costes.
  • Mejora de la relación con el cliente (sobre todo en el caso de las compañías más grandes).

Así, según se desprende del II Estudio sobre el estado de digitalización de las empresas y Administraciones Públicas en España realizado por Vodafone España, las empresas de nuestro país parecen convencidas de ello y decididas a dar el paso.

Sin embargo, aún resiste un “preocupante” sector empresarial (las de menos de diez empleados) que no consideran primordial la digitalización.

Lo cierto es que la digitalización se ve lastrada por el coste de implantación inicial, además de la ausencia de personas cualificadas dentro de la organización.

Compartir