Dar feedback: la necesidad de ir mejorando a todos los niveles

Dar feedback: la necesidad de ir mejorando a todos los niveles

dar feedback

La comunicación interna dentro de una empresa es uno de los pilares fundamentales para conseguir un buen engranaje de todas las piezas que conforman el negocio. Dentro de esta comunicación, dar feedback se puede convertir en el tema estrella para que la empresa mejore.

La importancia de dar feedback

Dar feedback entre empleados y directivos es clave para que todos los miembros de la organización conozcan de primera mano qué está sucediendo en la misma y conseguir establecer un proceso de mejora continua, tanto de empleados como directivos.

Por una parte, el feedback ayuda a los trabajadores a estar más involucrados en el proyecto, a mejorar día tras día, a potenciar sus puntos fuertes y a conseguir que su paso por la empresa sea más fructífero. Por su parte, dar feedback a directivos ayuda a que los empleados puedan transmitir los puntos de mejora, así como las debilidades que pueden encontrar en su puesto de trabajo ya que, al final, son ellos los que lo desarrollan día tras día. Además, gracias a este intercambio de información, la relación profesional entre empleados y entre empleados y directivos se fortalece.

Hay que tener claro que para que esto funcione la comunicación debe ser bidireccional. Es decir, de poco sirve que el feedback provenga de las altas esferas de una empresa y que los trabajadores no puedan acceder a los directivos para comentarles sus impresiones. Es importante recalcar esto, ya que estudios recientes confirman que casi un 35% de los trabajadores no han hablado con su jefe de manera directa en el último año, algo que debe cambiar si se quiere conseguir un mejor ambiente laboral.

Cómo dar feedback correctamente

Antes de empezar a ver cómo dar feedback, hay que tener un punto muy claro: los objetivos empresariales. Toda empresa tiene que tener unos objetivos claros marcados y, además, asegurarse que todos los miembros de la empresa sean conocedores de los mismos.

Lo segundo es asegurarnos de que en la empresa hay un clima de confianza. Esto ayudará a todos los miembros a expresarse claramente en pro del beneficio empresarial.

Una vez conseguidos estos dos puntos, podemos hablar ya de empezar a dar feedback:

  • No centrarse en errores personales. Deja de lado las creencias personales y pasa a dar feedback sobre datos objetivos, esto hará que la calidad de la información sea mayor y realmente puede ser de utilidad.
  • Trata temas positivos como negativos. El feedback tiene que abordar tanto lo bueno como lo malo de los empleados y directivos. Tener esto claro ayudará a mejorar los puntos débiles de cada uno y afianzará las buenas prácticas empresariales.
  • No siempre fijes las reuniones de feedback desde la directiva. Deja que los trabajadores también tengan espacio para fijar reuniones y dar su punto de vista. Como comentábamos, crear un ambiente de confianza lo es todo.
  • Establecer seguimiento. De poco sirve dar feedback sobre un tema y luego dejarlo en el olvido. Así que establece una ruta de seguimiento para poder ir evaluando los temas que se han comentado.

 

Es posible que el feedback se pueda dar cara a cara para que la comunicación sea más fluida, pero es importante que esto quede registrado para que todos los miembros de la empresa puedan tener acceso a dicha información. Lo ideal es crear un archivo conjunto en el que de manera recurrente ambas partes puedan dejar plasmada la información que dan y reciben en las reuniones personales, beneficiando así de su información a todo el equipo.

 

CTA - Ebook onboarding de empleados- POST

Compartir