Contabilidad financiera: creando la radiografía financiera de la empresa

Contabilidad financiera: creando la radiografía financiera de la empresa

contabilidad financiera

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la contabilidad es la pieza fundamental de muchas empresas. Pero, ¿sabías que hay dos tipos de contabilidad?

Existe la contabilidad administrativa y la contabilidad financiera. De la primera ya hablamos hace un tiempo, así que hoy vamos a centrarnos en hablar sobre la contabilidad financiera.

Breve introducción a la contabilidad financiera

La contabilidad financiera es una rama de la contabilidad que se encarga de recoger información de las actividades de una empresa y de su situación en un periodo de tiempo determinado. Hay que saber que esta contabilidad se rige por el Plan General de Contabilidad (PGC) que fue creado en el año 1973 y que sufrió una actualización en el año 2007.

Depende del usuario que vaya a recibir la información, el objetivo de la contabilidad es doble:

  • Interno: Si la información va a ser empleada para fines internos dentro de la empresa, la contabilidad financiera ayuda a ver la situación actual financiera de la empresa y nos ayuda a evaluar si las decisiones que se han tomado son las correctas o, si por el contrario, hay que introducir cambios.
  • Externo: Hacia el exterior, la contabilidad financiera es una radiografía de cómo está la empresa, algo que puede resultar de mucha utilidad para inversores, accionistas o, incluso, entidades bancarias y las autoridades pertinentes.

¿Qué tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la contabilidad financiera?

A la hora de realizar la contabilidad financiera de una empresa hay que saber que existen dos tipos de cuentas que, a groso modo, recogen toda la actividad financiera de la empresa:

  • La cuenta de balance. Esta cuenta refleja el patrimonio, el capital propia y las deudas adquiridas.
  • La cuenta de ingresos y gastos, para llevar el control sobre toda transacción económica que sale y entra en la empresa.

Además de estos dos tipos de cuenta, hay ciertos conceptos que son el fundamento de la contabilidad financiera y que debes entender antes de entrar de lleno en ella.

  • Ciclo contable: Es el periodo en el cual se recogen los datos. Normalmente es de un año y coincide con el ejercicio contable habitual.
  • Inversiones o gastos. Pese a que ambos conceptos aparecen en la contabilidad como una salida de recursos económicos, no se pueden tratar igual. Las inversiones producirán a la larga un beneficio y pasar a ser parte del activo de la empresa, mientras que los gastos no, ya que son acciones necesarias para el funcionamiento del negocio.
  • Inmovilizado material. Se entiende por inmovilizado material a aquel material que forma parte de la empresa durante más de un año, que es necesario para el desarrollo de la actividad y que no está pensado para su posterior venta.
  • Asiento contable. Es el fundamento de la contabilidad, ya que en ellos aparecen todas las transacciones que la empresa va haciendo.

 

Con todos estos conceptos básicos, ya es posible hacerse una idea de lo que es la contabilidad financiera. Una vez esto, es necesario que consigas un buen programa de gestión contable que te ayude a llevar la contabilidad al día, que sea flexible y que esté adaptado para poder aplicar los cambios legislativos que vayan surgiendo.

 

KYO - CTA horizontal post - Digitalizar facturas

Compartir