¿Cómo llevar adelante la gestión contable de un negocio?

¿Cómo llevar adelante la gestión contable de un negocio?

gestion contable

Uno de los perfiles que más esfuerzos está desplegando para amoldarse a los requerimientos de las nuevas tecnologías es el de los  profesionales de la gestión contable. Aunque no pretendemos desmerecer a los demás profesionales, sí que resulta obvio que los mayores cambios se están produciendo en la administración de los negocios con la llegada de las facturas electrónicas y nuevos programas encaminados a ir dejando el papel al margen.

No en vano, las habilidades tecnológicas de los profesionales de la gestión financiera resultan fundamentales para el crecimiento de las empresas.

Los contables, pendientes de la digitalización

Así, a ellos les corresponde estar al tanto de todos los cambios que se avecinan con respecto a la facturación electrónica que es obligatoria en ciertos ámbitos como la Administración Pública desde el año 2015. Por lo tanto, a estos profesionales se les exige estar atentos a los cambios que no cesan con la digitalización de los procesos.

Aunque es cierto que estos trabajadores siempre se han distinguido por su alto grado de actualización pues se les ha pedido siempre estar atentos a los cambios de normativa y legislación tan habituales en este campo.

Ser permeables al cambio es, asimismo, uno de los requisitos básicos del contable que demandan las nuevas empresas.

Lo cierto es que, a pesar de los cambios, la gestión contable ha sido, y lo seguirá siendo, uno de los pilares de cualquier empresa.  Por lo tanto, una mala gestión puede arruinar el negocio más boyante. Sin embargo, a veces se cometen fallos como los que describimos a continuación.

Consejos para una correcta gestión contable

Una buena práctica es velar por una contabilidad actualizada. En este sentido, debemos preocuparnos por que todo cuadre de manera diaria o semanal (como muy tarde). De esta manera nos resultará más fácil detectar los posibles fallos y aquellas facturas que ya están vencidas.

Además, existen una serie de obligaciones contables que si pasamos por alto pueden ser constitutivas de una infracción tributaria. En concreto, hablamos de los siguientes aspectos:

  • Así, una dejadez en la contabilidad puede acarrearnos una multa. De hecho, no se permiten retrasos de más cuatro meses en la llevanza de la contabilidad o de los libros y registros establecidos por las normas tributarias.
  • La inexactitud u omisión de operaciones en la contabilidad o en los libros también nos puede poner en el punto de mira de la Agencia Tributaria.
  • El incumplimiento de la obligación de llevar o conservar la contabilidad, los libros y los registros establecidos por las normas tributarias. Esta obligación también se extiende a los programas y archivos informáticos que les sirvan de soporte.
  • En ningún caso debemos mezclar en la contabilidad los gastos profesionales, cuyo pago se hará a través de una cuenta habilitada para ello, de los gastos personales. Esta práctica puede considerarse gestión anormal, evasión de impuestos, corrupción y, además de multas, puede comportar penas de cárcel.

Un consejo valioso para las empresas que se ven en aprietos tras detectar frecuentes errores o que, simplemente, quieren curarse en salud es contratar una auditoría contable. Dicho servicio les permitirá examinar la información que una empresa tiene reflejada en sus cuentas.

 

KYO - CTA horizontal post - Digitalizar facturas

Compartir