Claves en la gestión de pedidos

Claves en la gestión de pedidos

gestión de pedidos

La gestión de pedidos es el proceso desarrollado en una empresa mediante en cuál se organiza, realiza seguimiento y se solicitan las compras de productos o servicios. Esta gestión procura mantener un registro de los pedidos y administración de las personas, procesos y asociaciones necesarias para realizarlos.

Consiste en hacer un continuo seguimiento del pedido y su gestión de datos en torno al cliente al que se dirige. Y en base a este cliente, analizar factores como: morosidad o capacidad de pago, historial de pedidos del cliente, volumen de pedidos, etc… también hay que realizar un seguimiento de los inventarios, y analizar si estos pueden cumplir con los pedidos, y en caso de que no, llevar también una gestión de los proveedores que ayudan a mantener el inventario.

 

CTA - Gestión del departamento IT - Texto

 

Una de las claves, es que las empresas consideren la gestión de pedidos como un elemento necesario e integrador dentro de la cadena de suministro, y no como un proceso independiente. Tener una visión global del desarrollo de la empresa, una previsión constante de la demanda, planificación y optimización del inventario, gestión de compras, planificación de la producción, gestión de las garantías, etc… estos son algunos de los principales elementos que hay que tener en cuenta y desarrollar para llevar a cabo un buena gestión de los pedidos que ayude a ser eficientes y que las inversiones que se realizan sean lo más rentables posibles.

 

Elementos claves en la gestión de pedidos

Cabe destacar algunos elementos en los que hay que hacer hincapié en una buena gestión de pedidos:

  • Automatización de la gestión: permite una mejor elaboración de pedidos y una entrada más rápida. Integración de datos más eficiente dando lugar a una mejor elaboración del inventario de proveedores.
  • Disponer de servicios de gestión de procesos en la gestión de pedidos es importante para optimizar el sistema y ayudará a que el desarrollo de la gestión de los pedidos sea más fluida: fijación de precios y gestión de contratos, administrar la logística, control continuo de la entrada de pedidos y su correspondiente cumplimiento contractual, etc…
  • Análisis de la gestión de pedidos y evaluación del sistema de almacenamiento: diseñar un modelo donde se tengan en cuenta factores y variables que puedan afectar al desarrollo del proceso de pedidos como el riesgo del cliente, complejidad del proceso, experiencias con el cliente, medidas de reducción del riesgo, hoja de ruta, etc… es decir, elaborar un marco para la gestión de los pedidos y seguirlo. Tras el análisis de los distintos factores, realizar la medición y la comparación para poder mejorar en el futuro.
  • Por último, es importante diseñar y crear áreas de trabajo especializadas dónde cada trabajador desempeñe una función concreta y pueda optimizarse y desarrollarla de la forma más correcta y segura. De esta forma en el medio plazo conseguirás mejoras globales del proceso.

 

Todos estos elementos se deben juntar y trabajar de la mano para conseguir el objetivo final que es una mejora de la eficiencia, tan buscada por cualquier empresa, y la gestión de los almacenes no son una excepción. Ya que la eficiencia permite aumentar la productividad, reducir los costes e incluso aumentar la seguridad. Trabajar para mejorar continuamente y evaluar los impactos de los cambios que se realicen, son las máximas a seguir.

 

CTA - Gestión del departamento IT - horizontal

 

Compartir

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.