Análisis interno de una empresa

Análisis interno de una empresa

análisis interno de una empresa

Los cambios en la economía mundial son patentes desde la llegada de las nuevas tecnologías y métodos empresariales. Estos cambios, han supuesto un nuevo ambiente empresarial, cada vez más complejo, debido al surgimiento de las nuevas empresas y a la competencia entre éstas. Para una empresa, el objetivo primordial es alcanzar los mejores resultados posibles, por lo tanto, es necesario estudiar en profundidad las causas de las dificultades que dicha empresa presente, y ofrecer las soluciones para adaptarse al nuevo mercado. Así pues, el análisis interno de una empresa es necesario para el estudio de la productividad de ésta. Pero, ¿qué es?, ¿cómo puede realizarse? y,  ¿qué herramientas son necesarias para un buen análisis?

 

CTA - Gestión del departamento IT - Texto

 

¿Qué es el análisis interno de una empresa?

El análisis interno de una empresa, consiste en evaluar los recursos, habilidades y competencias de dicha empresa para poder adoptar las herramientas estratégicas pertinentes y poder adquirir así un nivel de resultados óptimo. Dicho de otro modo, es un estudio completo de la capacidad de la empresa para desarrollarse frente a la competencia. Por tanto, una forma de desarrollo consiste en adaptarse a las dificultades que aparecen en el mercado y aprovechar las oportunidades de éste, resaltando los puntos fuertes y mejorando los débiles. Estas características necesarias, pueden representarse generalmente mediante una matriz llamada “SWOT” o más conocida como DAFO.

 

Herramientas para el análisis interno de una empresa

Una de las herramientas fundamentales para poder realizar un correcto análisis interno de una empresa es la denominada “cadena de valor”. Esta técnica permite analizar estratégicamente las actividades internas de una empresa. Es decir, la “cadena de valor” estudia en profundidad el desarrollo de las ventajas que la empresa puede adoptar frente a la competencia. Además, se compone de nueve actividades principales: la producción, la logística externa e interna, el desarrollo tecnológico, las infraestructuras, la venta y servicio postventa, la gestión de los recursos humanos y el abastecimiento. Mediante estas nueve actividades, la “cadena de valor” intercambia informaciones, datos, para posibilitar una red coherente de colaboración.

Otra de las herramientas fundamentales del análisis interno de una empresa son los recursos y el análisis funcional de éstos. Es importante estudiar si los recursos de una empresa constituyen puntos fuertes, y, como consecuencia, aportan beneficios, o si por el contrario, constituyen puntos débiles, y, por tanto deben buscarse las soluciones pertinentes.

Entre los recursos humanos útiles para la empresa se encuentran los empleados con unos altos grados de motivación, respetuosos, competentes y formados. Por otra parte, en lo referente a los recursos materiales, es necesario que la empresa posea equipos con los suficientes avances tecnológicos como para poder resolver los retos y tareas empresariales. Además, según el tipo de empresa, es muy importante la situación geográfica de ésta, es decir, que tenga o no un fácil acceso puede tener una repercusión importante tanto para los empleados, como para los clientes.

Asimismo, los recursos financieros tienen un claro impacto en el desarrollo de las empresas. Tener importantes accionistas y una buena relación con los bancos, favorecen muy positivamente en los recursos de la empresa. Por último, cabe destacar los recursos de publicidad o marketing que las empresas tienen frente a la competencia. En la actualidad, debido al elevado número de empresas que ofrecen servicios similares, es necesario desarrollar técnicas de marketing para destacar frente a las demás empresas. Igualmente, es muy importante la posición que una empresa adopta en el mercado, ya que de esto dependerán, en gran parte, la decisión por parte de los clientes de escoger una empresa u otra.

En efecto, el mundo laboral es cada vez más complejo, y es importante adoptar las técnicas necesarias para destacar y brillar frente a la competencia. Para ello, es necesario realizar un buen análisis interno de una empresa, revisando su historia, su evolución, las técnicas y recursos que dicha empresa posee, y la imagen que esta proyecta como marca y posición en el mercado. La clave del éxito empresarial es saber aprovechar los recursos de las empresas para optimizar los resultados y mejorar los puntos débiles que éstas puedan presentar.

 

CTA - Gestión del departamento IT - horizontal

 

Compartir

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.