7 consejos para crear base de datos distribuidas

7 consejos para crear base de datos distribuidas

base de datos distribuidas

Como profesional de lT ya sabes que crear una base de datos distribuidas puede ser importante en un proyecto de desarrollo, al tiempo que conlleva una serie de dificultades. Precisamente por ello creemos que puede ser interesante compartir algunos consejos prácticos.

Son orientaciones generales, todos aspectos clave importantes a la hora de elaborar un check list, por lo que podrían servir de ayuda para el éxito de vuestros proyectos.

 

KYO - CTA Texto - DM

 

Claves para el diseño al crear tu base de datos distribuidas

En lugar de ordenarlos por relevancia u otras categorías, vamos a ver estos consejos desde un punto de vista enteramente práctico. Lo haremos siguiendo su orden de aplicación, el mismo en el que en que te los puedes encontrar en cualquier proyecto en el que tengas que crear una base de datos:

1. Planifica, paso esencial para diseñar una base de datos distribuidas

La planificación como primer paso, previo a la programación, ayuda a prevenir muchos errores que más tarde descubrimos que podrían ser evitados. No solo fallos de concepción, sino también relacionados directamente con la seguridad, aumentando el riesgo de hackeo.

Es decir, en la práctica, una cuidadosa planificación puede suponer un considerable ahorro de tiempo, esfuerzo y dinero. Sin embargo, a menudo es una fase que se ignora, pensando que siempre habrá tiempo de reorientar el diseño y corregir posibles fallos.

Si queremos evitar, en la medida de lo posible, innecesarias modificaciones posteriores, sustituciones o simple y llanamente tener que desechar nuestro trabajo, la planificación nos dará el enfoque adecuado desde un inicio. No será la panacea, pero será efectivo para prever muchas de las necesidades, sobre todo a la hora de entender los datos y su uso.

2. Documentar el modelo

Por claro y evidente que nos parezca un determinado modelo de datos, resulta necesario contar con un documento breve y sencillo que nos ayude a explicar la elección del diseño, sus características y, en fin, las decisiones tomadas al respecto.

Aunque puede que ahora nos parezca en cierto modo innecesario, con el paso del tiempo agradeceremos tener documentación a mano. Con mayor motivo si la base de datos distribuidas tiene un nuevo administrador quien, a buen seguro, agradecerá contar con una documentación comprensible sobre el diseño. En definitiva, es importante tener acceso a esta información, en la que básicamente se definen las tablas, columnas y sus relaciones, así como las expectativas relacionadas con la esctructura de la base de datos diseñada. También es importante la elaboración de un documento de seguridad para el correcto tratamiento de los datos.

3. Seguir las convenciones

Seguir las convenciones al asignar nombres también es ayudar a su comprensibilidad y, de este modo, facilitar que en el futuro el modelo se entienda sin añadir dificultades innecesarias.

A modo de consejo práctico, aunque este aspecto no nos parezca relevante durante el diseño, sí lo es para la comprensión de un modelo. Así pues, además de no olvidar documentar este punto, huyamos de las denominaciones inconsistentes o poco lógicas.

Entre otras ventajas, evitaremos que desarrolladores, analistas y administradores tengan que perder el tiempo entendiendo las particularidades de una nomenclatura inusual que en realidad no está justificada.

4. Pensar bien las claves

La elección estratégica de las claves es otro aspecto complicado que conviene abordar desde un enfoque práctico. El objetivo último es encontrar la composición más adecuada para nuestro proyecto en cuanto a la combinación de distintas claves.

Para tomar buenas decisiones, además de criterios relativos a la seguridad y la utilidad para el usuario, algunos de los aspectos a considerar se refieren a: garantizar la integridad de los datos, la unicidad, la normalización o, por ejemplo, a la conveniencia de optar bien por claves primarias, claves foráneas o teclas artificiales.

5. Chequear la integridad

Las comprobaciones de integridad mediante claves foráneas y limitaciones son otro punto fundamental para la creación de un buen diseño de bases de datos. Buscar un punto medio, sin pecar por exceso ni por defecto, suele ser un adecuado modo de proceder.

Conseguir una integración indirecta mediante la verificación de la misma a través de la aplicación no ayuda a proteger los datos y puede ser problemático cuando una base de datos central tiene acceso a distintas aplicaciones.

6. Definir la estrategia de retención

La creación de bases de datos distribuidas requiere contar con una estrategia de retención de datos y archivos, idealmente desde un inicio. De hecho, tarde o temprano, los datos deberán ser archivados y preverlo en el diseño nos ayudará a perfilar mejor nuestro proyecto.

7. Testear

Por último, las pruebas tempranas de la base de datos distribuidas ayudarán a crear una base de datos con mayor eficiencia. Con ellas simularemos un entorno de producción, aportándonos información práctica muy valiosa que nos hará ahorrar tiempo y dinero

Obviamente, este listado no es exhaustivo, por lo que está abierto a aportaciones. Si tenéis otros consejos de diseño que consideréis importantes, ya sean buenas prácticas o errores comunes, no dudéis en hacérnoslos saber a través de los comentarios de este artículo.

 

KYO - CTA horizontal - Estrategia de datos

Compartir

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.