5 claves del coaching empresarial motivacional

5 claves del coaching empresarial motivacional

coaching empresarial

El coaching empresarial es sencillamente un tipo de coaching que se aplica para alcanzar objetivos dentro de la empresa. Ahora bien:

  1. ¿Qué es el coaching y qué características reúne?
  2. ¿Qué diferencia al coaching empresarial de otros tipos de coaching?
  3. ¿Cómo puede motivar a nuestros empleados?

En este post vamos a responder a estas preguntas.

Clave #1 de coaching empresarial: las preguntas

El coaching, y con esto respondemos a la primera de las tres cuestiones planteadas, se diferencia de otras metodologías de ayuda al desarrollo personal en que parte de la premisa de que las respuestas están en uno mismo.

Esto significa que un coach no puede orientar ni aconsejar como hace un profesor o un entrenador, sino que debe limitarse a hacer preguntas. Es la persona o el grupo sometido al proceso de coaching quien debe encontrar las respuestas a las preguntas por las que está recibiendo la sesión.

De esta forma, los empleados que hayan respondido por sí mismos a determinadas preguntas estarán más comprometidos con lo que dichas respuestas implican. El coaching empresarial se centra en conseguir que el equipo de trabajo aprenda a resolver problemas por sí mismo.

Así queda respondida la segunda cuestión que planteamos al principio del post.

Clave #2 de coaching empresarial: la motivación

En cuanto a la tercera cuestión, que nos preguntaba cómo el coaching empresarial puede motivar a nuestros empleados, la responderemos teniendo en cuenta que el objetivo de un proceso de coaching empresarial puede ser la propia motivación.

En este sentido, es muy importante definir bien tanto los objetivos de cada sesión como que cada persona participante defina bien sus propios objetivos. ¿Qué quiero conseguir? Y lo que es más: ¿qué espero conseguir? ¿Cómo puede el proceso de coaching empresarial hacer mi trabajo más atractivo y motivador?

Buscando la respuesta a estas preguntas es como cada persona conseguirá motivarse.

Pero, a pesar de haber respondido ya a las tres preguntas que planteábamos al comienzo del post, todavía nos quedan tres claves del coaching empresarial que seguro te resultarán de utilidad.

Clave #3 de coaching empresarial: los objetivos

En el punto anterior mencionamos la importancia de los objetivos en el coaching empresarial. Sin embargo, ¿cuál es la clave para definir un objetivo correctamente?

La respuesta nos la dan las siglas SMART, que proceden de los adjetivos en inglés Specific (específico), Measurable (cuantificable), Adaptable (adaptable), Realistic (realista) y Time Phased (delimitado en el tiempo).

Normalmente nos encontramos con objetivos como “mejorar mi ratio de ventas”, lo cual no es específico, ni cuantificable, ni delimitado en el tiempo. Si cada participante responde por sí mismo a las preguntas “¿cómo?”, “¿cuánto?” y “¿para cuándo?”, habrán definido mucho más su objetivo y el camino para alcanzarlo será más sencillo de trazar.

Clave #4 de coaching empresarial: el ambiente

El ambiente es otra variable crucial para el éxito del coaching empresarial. En el entorno de trabajo puede haber tensiones entre los miembros del equipo, y que ellos mismos sean capaces de relajarlas  será todo un logro.

En el ambiente también influye el lugar en el que se celebran las sesiones. Muchas veces es mejor evitar la oficina y alquilar un espacio nuevo, diferente, que permita a los empleados evadirse del entorno de trabajo y centrarse en uno nuevo sin que haya nada que les recuerde lo que deben o no deben hacer.

Y además de todo esto, influye en una medida muy importante la imagen que las personas participantes tengan del coach encargado de todo el proceso. Vamos a verlo con más detalle.

Clave #5 de coaching empresarial: el coach

Como decíamos, el coach debe proyectar una imagen correcta para las personas que reciben las sesiones de coaching empresarial. Y esa imagen correcta debe ser tan profesional como amigable.

A continuación mencionamos algunos de los requisitos que debe reunir un coach empresarial:

  • Conocer perfectamente la empresa y sus objetivos para poder adaptar el proceso de coaching a ellos.
  • Ser una persona con buena inteligencia emocional.
  • Utilizar de forma natural la escucha activa.
  • Cuidar su lenguaje; por ejemplo, al formular preguntas sin condicionar la respuesta o al hablar con términos positivos.
  • Ser empático y carismático.

Si conseguimos cumplir estas claves, lograremos llevar a cabo un buen proceso de coaching empresarial.

 

CTA- Post ebook Gestion de recursos humanos

Compartir