4 habilidades profesionales indispensables en los empleados de la gran empresa

4 habilidades profesionales indispensables en los empleados de la gran empresa

habilidades profesionales

Entendemos por habilidades profesionales todas aquellas cualidades y capacidades que una persona utiliza en su día a día profesional con el objetivo de obtener rendimiento, eficacia, eficiencia, rentabilidad y beneficios en general.

Sin embargo, las habilidades profesionales varían mucho en función del tamaño de la empresa. Una empresa de gran tamaño no demandará, por lo general, las mismas cualidades en sus empleados que las que demanda una pyme o una micropyme.

En este post vamos a centrarnos en 4 de las habilidades profesionales más demandadas por la gran empresa.

Habilidades profesionales emocionales

En primer lugar, destacamos las habilidades profesionales emocionales debido a que, sin una buena gestión emocional, ningún trabajador de la gran empresa podrá emplear sus otras habilidades. Hablamos de autocontrol, automotivación, autoconfianza, autoestima y, en definitiva, todas aquellas habilidades que se estudian en la inteligencia emocional.

Es cierto que las emociones están tan presentes en la gran empresa como en la pequeña empresa, además de en cualquier otro aspecto de nuestras vidas. Sin embargo, en la gran empresa deben recibir un enfoque diferente. Una empresa de gran tamaño cuenta con un mayor volumen de clientes, un mayor volumen de empleados y, por lo general, con un mayor ritmo de trabajo. Las habilidades profesionales emocionales son las que permiten que sus trabajadores rindan bajo presión y bajo estrés hasta el punto de controlarlos sin que les afecten en absoluto.

Habilidades profesionales colaborativas

Al hablar de habilidades profesionales colaborativas nos referimos a todas aquellas que están directamente relacionadas con el trabajo colaborativo. La capacidad de liderazgo es un buen ejemplo de este tipo de habilidades profesionales, pero también debemos tener en cuenta que la buena colaboración incluye una buena comunicación entre los miembros del equipo, por lo que la expresión oral y escrita, o incluso el carisma. Todo ello sin olvidar que la colaboración entre personas pasa en todo momento por aspectos emocionales, de lo cual podemos encontrar un ejemplo en la empatía.

Pero ¿por qué son tan importantes las habilidades profesionales colaborativas para la gran empresa? Si tenemos en cuenta que la gran empresa cuenta con un organigrama formado por muchos más eslabones que el resto de las empresas, contando además con una mayor división por departamentos, nos daremos cuenta de que la colaboración entre los diferentes departamentos y eslabones del organigrama, tanto en horizontal como en vertical, es imprescindible para alcanzar los objetivos empresariales.

Habilidades profesionales organizativas

En la gran empresa, el flujo de información y de datos es mucho mayor que en las pequeñas y medianas empresas. Es por ello que sus empleados deben poseer una habilidades profesionales organizativas que les permitan gestionar de forma eficaz y eficiente dicha información.

¿Qué habilidades destacan en lo referente a organización? Las capacidades analíticas son una de ellas. Una persona capaz de analizar la información de forma eficaz y eficiente suele ser una persona organizada en su mente y, por extensión, en su trabajo. Otras habilidades organizativas destacables son la estructuración mental por categorías, el dominio de las nuevas tecnologías (ya que internet nos permite realizar una mejor organización de la información) y la imaginación (ya que poder crear imágenes en nuestra mente nos permite organizar visualmente la información, proporcionando muchos mejores resultados).

Habilidades profesionales resolutivas

Por último, pero no por ello menos importante, nos encontramos con las habilidades profesionales resolutivas, es decir, aquellas que contribuyen a la resolución eficaz de problemas. Este tipo de habilidades dependen directamente de las habilidades organizativas, ya que, salvo excepciones, podemos resolver mejor los problemas cuando contamos con unos datos clasificados y organizados.

En la gran empresa pueden aparecer numerosos problemas, de una variedad mucho mayor que en las pequeñas y medianas empresas. Por ejemplo, al contar con un número mayor de clientes, la gran empresa deberá hacer frente a más perfiles de cliente. Además, el trato individualizado y personalizado con el cliente se dificulta cuanto mayor es el número de clientes de la empresa. Es por ello que las habilidades profesionales resolutivas son tan importantes: porque permiten hacer uso de la creatividad para adaptarse a cualquiera que sea el problema que surja en el momento que surja.

De esta forma, vemos que, a la hora de reclutar a sus empleados, la gran empresa debe prestar atención a una serie de aspectos que para las pequeñas y medianas empresas son menos determinantes.

 

KYO - CTA post - Trabajo colaborativo

Compartir