El estudio sobre los Smarter Workspaces y sus principales conclusiones

Los Smarter Workspaces son una realidad que ninguna empresa española puede ignorar: aproximadamente la mitad de las mismas están ya inmersas en alguna iniciativa y un cuarto la está evaluando.

Aquellas organizaciones que hayan empezado su proceso de transformación digital tienen que introducir el espacio de trabajo si no lo han hecho todavía.

Si te quieres descargar el estudio sobre los lugares de trabajo inteligentes haz clic aquí.







ÁREAS DE DESARROLLO HACIA
LA CONSTRUCCIÓN DE LOS SMARTER WORKSPACES

#1. Los Smarter Workspaces son una realidad en la empresa.

Las empresas españolas son conscientes de que la transformación digital está llamando a la puerta del empleado y ello conlleva un cambio que trasciende de lo tecnológico, y que impacta tanto en sus procesos de negocio como en su cultura organizativa.

#2. El liderazgo es tecnológico, su definición trasversal.

La creación de Smarter Workspaces tiene un marcado carácter trasversal; afecta a todos los departamentos, aunque con distinta intensidad. Además, posee un fuerte componente tecnológico. Por eso, el Departamento de Sistemas es uno de los principales candidatos a liderar las iniciativas.

#3. Los Smarter Workspaces están en continua evolución.

Esta evolución del espacio de trabajo es consecuencia de la entrada de nuevas generaciones de empleados, nuevas tecnologías y nuevas formas de trabajo. Los Smarter Workspaces integran e incorporan de forma natural todos estos cambios. Esto significa que su estatus está sometido a una continua revisión; no consiste en acometer un proyecto, sino que se trata de un proceso de transformación continuo.

#4. Los objetivos deben priorizarse alrededor del empleado y del cliente.

El estudio muestra que las empresas valoran en gran medida los beneficios y posibilidades que abren los Smarter Workspaces. Sin embargo, aunque la productividad del empleado y la satisfacción del cliente son los aspectos más valorados, no destacan con claridad sobre los demás. El resto está en que un exceso de objetivos sin priorizar puede desorientar al empleado.


#5. Los Smarter Workspaces introducen la seguridad desde el diseño.

Hay una variedad de tecnologías que impulsan y definen un lugar de trabajo inteligente. Pero entre ellas hay un enfoque que es irrenunciable: la seguridad. Por eso, la seguridad debe formar parte del diseño del espacio de trabajo, y no limitarse a ser un requisito de cumplimiento. Esto permitirá que el espacio de trabajo esté abierto al cambio desde el principio, y pueda incorporar sin bloqueos las tecnologías que habiliten nuevas formas de trabajo.

#6. La clave no está en la optimización de procesos, sino en su reingeniería.

La entrada de lo digital en los procesos se ha producido introduciendo eficiencia en las etapas; digitalizando, automatizando o introduciendo analíticas. Sin embargo, en muchos casos persiste una estructura diseñada de acuerdo con una tecnología y organización heredadas.

#7. La sostenibilidad se fundamenta en un uso eficiente de recursos.

La sostenibilidad medio ambiental ha tenido hasta la fecha una aproximación oportunista, estando estrechamente vinculada a ahorros de costes o como herramienta para cambiar comportamientos del empleado. Y esto se ha debido a que su adopción ha venido desde fuera con un enfoque de cumplimiento.


#8. Un Smarter Workspace se gestiona con métricas de valor (usuario y cliente).

La transformación del espacio de trabajo es un ciclo: comienza por un aprendizaje, que se internaliza y traduce en un uso, que finalmente genera un valor en el individuo. Dicho valor se extiende o escala a la organización, así como al cliente.

#9. El empleado está en el centro, con un sistema de información a demanda.

Hasta ahora la productividad del empleado se ha entendido como la realización eficiente de tareas. El foco ha estado en la automatización de las mismas, y el empleado y su contexto han estado en un segundo plano.

#10. El Departamento de Sistemas es el habilitador e integrador de los Smarter Workspaces.

Los espacios de trabajo inteligentes están abriendo nuevas preguntas: ¿Cómo se integra la inteligencia artificial en el puesto de trabajo? ¿Dónde se debe introducir automatización? ¿Cuál es la combinación idónea de tecnologías para el nuevo empleado? ¿Cómo se puede colaborar y compartir información asegurando el cumplimiento de una normativa cada vez más exigente?.


CONTÁCTANOS

Inicia tu transformación