Ventajas de automatizar nuestra cadena de suministro

Ventajas de automatizar nuestra cadena de suministro

cadena de suministro

Automatizar nuestra cadena de suministro o, lo que es lo mismo, invertir en mejorar la forma en que hacemos llegar nuestros productos y servicios allá donde nos interese es esencial para la competitividad de una gran empresa se dedique a lo que se dedique, pero es especialmente importante para las grandes empresas de servicios. ¿Por qué? ¿Cuáles son esas ventajas competitivas? Esa es la importante cuestión a la que damos respuesta en el artículo de hoy.

 

La cadena de suministro, no solo hablamos de productos

Hace unos cuantos años, cuando se hablaba de cadena de suministro los expertos se referían fundamentalmente a esa red de eventos que conformaban el ciclo de vida de un producto desde que se concebía su idea hasta que era disfrutado por el consumidor al que estaba destinado. Esa cadena de suministro se centraba, así, en el producto puro y duro, en el bien tangible que, a partir de una o varias materias primas determinadas, era diseñado, fabricado, distribuido, vendido y consumido por un cliente determinado.

Hoy en día, tanto el término como la forma de ponerlo en marcha ha cambiado y se ha ampliado a los servicios, a esos bienes no tangibles que también forman parte del mundo de la oferta y de la demanda y que también necesitan someterse a un proceso de automatización y control de errores y desviaciones a la norma.

La cadena de suministro ha abandonado las fábricas, ha evolucionado, se ha reinventado y ha pasado a engrosar el vocabulario profesional de las grandes empresas de servicios, unas empresas que deben optimizar su propia cadena de suministro para:

  • Mejorar su competitividad a nivel local, nacional, internacional y global.
  • Conseguir captar la atención de un consumidor ni cautivo ni fiel y cada día más y mejor informado.
  • Cumplir con las exigentes expectativas de ese grupo de consumidores que demandan unos servicios personalizados, de alta calidad y, por supuesto, tan asequibles como esperan.

 

Una cadena de suministro tan fuerte como sus eslabones

Seguro que más de una vez has leído la frase “una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones”. Esta sentencia es más cierta que nunca cuando hablamos de servicios en lugar de productos por dos razones muy simples:

  1. La inmaterialidad del servicio como bien no tangible.
  2. La subjetividad de los actores del proceso de suministro que intervienen en cada fase del proceso.

Estas dos características esenciales de una cadena de suministro de servicios exige al CEO que agudice su ingenio y prevea los problemas que pueden surgir en el proceso, que detecte la presencia de esos eslabones más débiles de su cadena de suministro para reforzarlos y evitar caros errores presentes y futuros. ¿Cómo reforzamos esos eslabones? La respuesta está en la automatización.

 

La automatización, clave para una cadena de suministro fuerte

De forma tradicional, la automatización de la cadena de suministros de un producto se destacó como la solución perfecta para evitar los errores humanos y técnicos que ralentizaran los procesos y afectaran a la productividad del producto final. Esta solución clásica también es válida cuando hablamos de una cadena de suministro de servicios porque este proceso de automatización tiene importantes ventajas para la empresa. Por ejemplo:

Normaliza los diferentes hitos de actuación desde que se concibe el servicio hasta que llega al consumidor final. Esta normalización evita gran parte de los errores humanos que pueden poner en riesgo los diferentes hitos que conforman la cadena de suministro de un servicio.

Optimiza los tiempos necesarios para cada fase del proyecto, unos hitos que, sin la automatización, estarían sujetos al nivel de eficacia de cada sujeto humano involucrado en la cadena de suministro.

Reduce los costes de la cadena de suministro ya que evita errores técnicos y logísticos que casi siempre repercuten en la cuenta de resultados de nuestro departamento.

Garantiza la experiencia final del cliente ya que recoge, procesa y resuelve automáticamente cualquier duda, reclamación o sugerencia que envía el consumidor acerca del servicio que recibe de nuestra empresa.

 

KYO - CTA Horizontal - Procesos (año 2)