Project manager: funciones más importantes

Project manager: funciones más importantes

project manager funciones

“Project manager: funciones más importantes” pretende resumir los objetivos del trabajo de esa vital figura profesional que anteriormente recibía nombres tan diversos como director de proyectos, jefe de proyectos, coordinador de proyectosLos nombres han cambiado y, aunque no lo parezca, también han cambiado las funciones y responsabilidades de este perfil profesional. ¿Cuáles son las funciones que debe asumir esa figura esencial para cualquier gran empresa? El tema es tan importante como parece y merece que le dediquemos toda nuestra atención.

 

Project manager funciones más importantes

La labor fundamental del Project manager que, además, explica su nombre es la de dirigir y gestionar adecuadamente un proyecto. Como te imaginarás, esa tarea de gestión y de dirección implica muchísimas micro tareas relacionadas entre sí, responsabilidades que debe asumir un profesional para optimizar todos los recursos logísticos, técnicos, tecnológicos y humanos que la dirección de la compañía ha puesto a su servicio.

 

Así, las principales funciones que forman parte del día a día de un Project manager serían las siguientes:

Supervisión de la creación del plan del proyecto

La primera tarea que asume un director de proyectos es sentar las bases de su futuro trabajo y el de su equipo, ¿cómo? Supervisando la creación de ese primer plan de proyecto distribuido en fases, hitos y objetivos, calendarizarlo en el tiempo, determinar las necesidades técnicas y humanas que se necesitará cubrir en cada fase del proyecto, etc.

Por supuesto, este inmenso trabajo de análisis y de planificación no lo ejecuta personalmente el Project manager, sino que delega la ejecución del mismo en su personal de confianza reservándose el papel de supervisión objetiva, resolución de problemas puntuales, previsión prematura de posibles carencias que desemboquen en problemas de ejecución, etc.

Supervisión completa de cada hito del proyecto

El Project manager tiene un rol muy claro dentro del equipo de trabajo: la supervisión de la totalidad del proyecto. Así, este importante profesional debe ser capaz de tener una visión objetiva, realista y basada en datos actualizados en tiempo real de:

  • La marcha de cada fase o hito del proyecto que lidera.
  • La calidad del trabajo que realiza cada profesional que interviene en la ejecución del proyecto.
  • El respeto del timing del proyecto
  • La aparición de problemas puntuales que puedan ralentizar la ejecución de cada fase en tiempo y forma.
  • El clima laboral que se respire dentro de cada grupo humano que forme parte del proyecto.
  • La satisfacción o insatisfacción del cliente final cuando interviene en alguno de los hitos del proyecto.

Resolución de conflictos

La tercera de las funciones de un Project manager exige a ese profesional tener unas amplias dotes de liderazgo y resolución de conflictos. Y es que la resolución de problemas internos en el equipo humano, de coordinación de plazos de ejecución, de hitos inconclusos o retrasados, etc., es responsabilidad final del coordinador de proyectos, una responsabilidad que en ningún caso se debería derivar al área de dirección.

Propuesta y ejecución de soluciones

La cuarta y última de las funciones principales de un Project manager es una de las más delicadas e importantes: aportar soluciones rápidas, eficaces y efectivas ante cada escollo que interrumpa el proyecto o que puede impedir que se alcancen los objetivos marcados en su fase inicial.

Como bien sabes, la complejidad de cada proyecto, el número de recursos humanos y técnicos que intervengan en su ejecución, el nivel de los objetivos que queremos alcanzar o el grado de exigencia del cliente final son factores importantísimos que influirán en que haya más o menos problemas que resolver, pero un buen jefe de proyectos debe ser capaz de llevar a buen puerto cualquier plan, desde el más sencillo hasta el más complejo, largo y exigente.

 

Supervisar la creación del plan de proyecto y de la ejecución de sus hitos, conocer y resolver los conflictos humanos que surgen en cualquier proyecto y aportar soluciones rápidas que permitan que el trabajo grupal alcance los objetivos deseados son cuatro de las funciones principales que debe asumir un buen Project manager. ¿Estás de acuerdo? ¿Añadirías alguna función más? ¡Danos tu opinión!

 

KYO - CTA post - Equipo y personas (año 2)