El modelo relacional como utilidad para la calidad de los datos

El modelo relacional como utilidad para la calidad de los datos

que es saas

Si hay un elemento clave en las organizaciones que reporta tanto el soporte para la operativa como el potencial análisis posterior y, consecuentemente, la toma de decisiones estratégicas, son las bases de datos y su contenido. El modelo relacional, como utilidad para la calidad de los datos, es clave para la organización y el CIO, pues de él dependerán diferentes factores que facilitaran o complicaran este ciclo anteriormente comentado.

 

KYO - CTA texto - Procesos

 

El modelo relacional como utilidad para la calidad de los datos

Definir la estructura de los datos que debe tener un sistema de información determinado es una tarea compleja, más cuando en ocasiones el CIO tiene múltiples bases de datos con propósitos diferentes, incluso deslocalizadas, en la nube, en tecnologías diferentes e, incluso en algunas, no poseyendo control directo o capacidad para adaptarlo a las necesidades.

El modelo relacional define la implementación lógica de la información del negocio mediante una serie de tablas, campos, restricciones, relaciones entre las mismas, etc… que deben reflejar la semántica del negocio. Esta semántica es captada por el área TI y descrita en los sistemas de gestión de bases de datos, en ocasiones directamente o indirectamente, como por ejemplo, la adopción de una solución ERP, CRM, etc… que viene definido por una arquitectura lógica y, por tanto, un modelo relacional.

Más allá de estas dificultades, existen una serie de fases que permiten al CIO construir un modelo relacional con utilidad para la calidad de los datos, definiendo un proceso en cascada donde, cada fase, define el éxito de la siguiente.

En concreto, identificamos 2 fases fundamentales del modelo relacional:

  • El diseño conceptual se basa, partiendo de requerimientos de negocio, en describir a alto nivel la estructura de la base de datos, independientemente del SGBD (Sistema Gestor de Bases de Datos) que se vaya a utilizar para su gestión. En esta fase, el especialista que une negocio y tecnología, así como bases de datos, busca como objetivo la descripción de la información que se almacenará en la BD, sin entrar en tablas y relaciones, sino de entidades, es decir, de conceptos de alto nivel entendibles, incluso, por una persona de la organización sin conocimientos de informática. Esta fase, es clave para la posterior pues, si es mal diseñada o no se ha involucrado a las personas clave del negocio o bien no se han entendido correctamente los requisitos a cubrir, etc… podría acabar en un entorno de bases de datos ilógico o incompleto, generando problemas de consistencia o de imposibilidad de albergar la información buscada en su completitud.
  • El diseño lógico es el siguiente paso a la fase anterior. En este punto del proceso se debe definir la estructura de la base de datos con las restricciones, propiedades, claves primarias, claves ajenas, tipos de datos, etc… asociados al tipo de base de datos que se va a utilizar. Esta adaptación depende del modelo de SGBD utilizado, ya que nos adaptamos a la tecnología que se debe emplear.

Existe un tercer diseño denominado Diseño físico, relacionado con la implementación final y física en el SGBD del diseño lógico, pero entendemos que se sale del modelo relacional, estrictamente hablando.

El modelo relacional, como utilidad para la calidad de los datos, es fundamental y las buenas prácticas conocidas son básicas, aunque la experiencia del profesional que lo desarrolla es un valor muy importante. Contar con un profesional que ha colaborado en el diseño relacional en otros proyectos y conoce los pros y contras, es una garantía de éxito.

 

KYO - CTA horizontal  - Procesos

 

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.