Gestión por procesos en presupuestación y reporting

Gestión por procesos en presupuestación y reporting

La gestión por procesos, cuando hablamos de presupuestación y reporting, nos proporciona acceso al punto de apoyo que requieren los CIOs a la hora de obtener la máxima rentabilidad del negocio. El aprovechamiento de este concepto de procesos aporta una forma distinta de organización. Se opta por un cambio en el cual la visión del cliente se convierte en un aspecto principal cuando hablamos de organizar las distintas actividades que se gestionan dentro de la empresa.

 

Para obtener los mejores resultados se utiliza un proceso estructurado que deposita especial interés en una serie de aspectos, como qué es lo que se hace, en quién se está pensando cuando se hace y cuáles tienen que ser los resultados. Esto permite que la empresa alcance sus mayores niveles de rendimiento, identificando los distintos grupos de interés que forman parte del desarrollo del negocio, así como los indicadores y las expectativas.

El camino de la presupuestación

A través de la presupuestación los profesionales CIO tienen la capacidad de llevar a cabo la cuantificación económica de un conjunto de recursos materiales, humanos y financieros. Los resultados ayudarán a cumplir con los programas que se hayan establecido para un periodo de tiempo definido con anterioridad. Para ello hay que realizar una serie de procesos que comienzan en la formulación. Este primer paso es en el cual se plantean las necesidades y las características de la situación actual para plantear una serie de mejoras y fundamentos de los sistemas de información en los que derivará el trabajo de presupuestación y reporting. Una vez hecho esto se produce el proceso de discusión y aprobación, en el cual se debatirán los distintos parámetros actuales y los que haya que aprobar para que pueda continuar la gestión y el desarrollo de la presupuestación. Esto deriva en que comience la ejecución del proceso y que posteriormente haya que trabajar en el control y la evaluación de los presupuestos para asegurarse de que el trabajo que se está realizando sea consecuente con los objetivos.

Llevando a cabo con eficiencia los procesos de presupuestación podremos lograr comenzar a implementar las soluciones que llevarán a que mejore el rendimiento de la empresa en términos de gestión de beneficios y gastos. A fin de conseguirlo también tenemos que confiar en los procesos que se utilizan para realizar un reporting en condiciones dentro de nuestra empresa. Para conocer más sobre este tema recomendamos el acceso a la guía Presupuestación: Características, técnicas y reporting.

La importancia del reporting

El reporting, aplicado al entorno financiero de un negocio, se ve representado en la forma de un documento de elaboración periódica en el cual se incorporan los distintos datos correspondientes a un negocio y que está dentro de las ideas que se tienen que adoptar en la transformación digital. Es una vía de información que se proporciona a través de procesos en tiempo real y que ayuda a que tomar decisiones sea un poco más sencillo. Este informe ayuda a la gestión, desvela datos que pueden pasar desapercibidos de los gastos y de los ingresos, mientras que también sirve para tener una forma de comparar los distintos resultados financieros entre distintos años. Bien realizado, el reporting ayudará al CIO a tener una forma fiable de controlar los procesos de la gestión financiera de la compañía.

Los tres procesos principales que se tienen en cuenta para llevar a cabo con éxito el reporting dan comienzo con el uso de estos informes a la hora de controlar toda la actividad financiera que se realiza dentro del negocio. Se convierte, desde este primer momento, en un instrumento que facilita la gestión y que permite tomar decisiones consecuentes respecto a las necesidades del negocio. En la segunda fase de los procesos es necesario que la empresa también involucre a profesionales y distintas divisiones del negocio. Todos estos miembros involucrados aprenderán sobre la situación de la empresa, la analizarán y comprenderán los distintos elementos que serán necesarios para que la compañía pueda crecer. También se ajustará la reducción en cuanto a costes para que el negocio pueda mejorar cada uno de sus procesos. En última instancia habrá que cumplir con el proceso que implica identificar los objetivos y los retos para comprobar que se encuentran en línea con el desafío que se haya planteado para la empresa. De esta manera sabremos que el reporting nos ayudará a alcanzar nuestras metas y que podremos llevar el negocio un paso adelante respecto a los objetivos marcados.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.