Gestión de negocios a través de las TIC para aumentar la eficiencia

Gestión de negocios a través de las TIC para aumentar la eficiencia

gestion de negocios

¿Qué es la eficiencia? La eficiencia puede definirse como lo que nos permite alcanzar un objetivo, también en la gestión de negocios, utilizando la menor cantidad posible de recursos. Menos gasto, más beneficio.

Pero al hablar de recursos, de gastos y de beneficios no los entendemos solo en términos de dinero. Hay otros recursos muy importantes como el tiempo, la energía, e incluso las emociones, que son determinantes para lograr una buena eficiencia.

En este sentido, una de las claves para ser eficientes en la gestión de negocios son las TIC. Bien utilizadas, nos permiten ahorrar en dinero, en tiempo y en energía.

En este post vamos a ver algunos ejemplos de cómo aplicar las TIC para aumentar la eficiencia en la gestión de negocios.

 

Gestión de negocios y ahorro de costes con las TIC

Cuando hablamos de ahorrar y de gestión de negocios, lo primero que nos viene a la cabeza es el dinero. Pues bien, las TIC nos pueden ayudar a ahorrar dinero, lo que contribuye, como ya hemos visto, a alcanzar nuestros objetivos de forma más eficiente.

Lo primero de lo que debemos ser conscientes es de que solo se puede ahorrar dinero si sabemos cuánto tenemos, cuánto estamos ganando y cuánto estamos gastando. Para registrar esta información, existen programas informáticos de contabilidad y hojas de cálculo que nos permiten hacer cuentas y balances de forma rápida y sencilla. Gracias a este tipo de software y con un plan económico de gestión de negocios, podremos saber en todo momento cuál es el límite de dinero del que disponemos para cada operación monetaria.

Además, el Cloud Computing, tecnología en un auge cada vez mayor, nos permite mantener estos datos a salvo y de forma que podemos consultarlos y editarlos desde cualquier lugar y dispositivo con tal de tener conexión a internet.

 

Gestión de negocios y del tiempo con las TIC

Para volvernos realmente eficientes en la gestión de negocios, es también muy importante gestionar el tiempo de la forma adecuada. Recuerda que alguien que gestiona bien su tiempo se convierte en una persona más eficiente.

A día de hoy existe una infinidad de programas informáticos que nos ayudan a gestionar nuestro tiempo. Entre ellos, destacamos los siguientes:

  1. Agendas con calendario. El ejemplo más conocido es Google Calendar. Esta aplicación en la nube nos permite programar nuestra agenda de forma flexible, avisándonos con la antelación suficiente antes de cada tarea y permitiéndonos organizar nuestro tiempo de forma clara y ordenada.
  2. Cronómetros de tareas. Para ser buenos gestores del tiempo, es imprescindible ser conscientes de la cantidad de minutos u horas que invertimos en cada tarea o proyecto, diaria y semanalmente. Algunos programas como Rachota nos ayudan a ello y son muy sencillos de utilizar.

 

Gestión de negocios e inversión de energía con las TIC

Con la palabra energía nos referimos a cualquier tipo de esfuerzo humano que agota las capacidades intelectuales y emocionales que utilizamos para la gestión de negocios: concentración, razonamiento, memoria, automotivación… Por ejemplo, es habitual que una persona que se encuentra bajo estrés durante una negociación gaste más energía que una persona que se encuentra relajada. Esto lo saben muchos negociadores agresivos que utilizan ese gasto de energía y el consecuente cansancio para tomar la ofensiva en la negociación.

Sin embargo, en lo relativo a las capacidades de una persona, no se debe hablar en términos absolutos, sino que debemos ser flexibles y atender a las características de cada persona en concreto. Hay personas a las que la presión y el estrés las vuelve más ineficaces (esto es lo más habitual), pero también existen personas que son más eficaces bajo presión. Para garantizar la buena gestión de negocios y la inversión de la energía en ellos, es imprescindible conocernos a nosotros mismos o a la persona en la que vamos a delegar determinadas responsabilidades. Es decir, conocer sus fortalezas para aprovecharlas y conocer sus debilidades para evitarlas.

Así, teniendo en cuenta estos tres aspectos que hemos visto, podremos llevar a cabo una gestión de negocios mucho más eficiente que reduzca los gastos de dinero, tiempo y energía que invertimos en ellos.

 

KYO - CTA Horizontal - Procesos (año 2)