Cultura empresarial: ejemplos de cómo alcanzar el éxito desde dentro

Cultura empresarial: ejemplos de cómo alcanzar el éxito desde dentro

Cultura empresarial ejemplos

Cuando hablamos de cultura empresarial, nos referimos al modo de formar parte de una empresa interiorizando los valores que representa, sus formas de actuar, sus hábitos, su filosofía de negocio… Todo esto es la cultura empresarial. Ejemplos de ello lo podemos encontrar en diferentes empresas de gran calibre.

Quizá el ejemplo más claro sea Google. La cultura empresarial de Google se basa en gran parte en la experiencia diferencial que supone trabajar en ella y que los empleados trasladan a los clientes y a los productos finales. De dicha cultura empresarial encontramos ejemplos en todos sus procesos:

  1. En el proceso de selección de personal, los candidatos deben responder a preguntas atípicas, como por ejemplo “¿cuántas pelotas caben en un autobús escolar?”
  2. En el proceso de trabajo, los empleados cuentan con espacios lúdicos y de descanso que no se encuentran en otras empresas.
  3. Cuentan con personas dedicadas en exclusiva a mantener la felicidad de los empleados y a asegurar que su experiencia laboral en la empresa sea excelente.

 

CTA - Texto - transformación digital

 

Los resultados de esta cultura empresarial, diferente y creativa, se ven reflejados en sus productos finales y en la percepción que los clientes de Google tienen de la multinacional y su marca: Doodles que aumentan la experiencia en su buscador o elementos de interacción avanzada como el muñeco animado de Street View, dentro de Google Maps, por citar algunos ejemplos. Sin contar, por supuesto, el posicionamiento privilegiado con el que cuentan, por lo general, los productos de Google dentro de cada sector en el que se mueven: Gmail en el sector del correo electrónico, Youtube en el sector de vídeos online, Android en el sector de los sistemas operativos para dispositivos móviles y un largo etcétera. El resultado final: aumento de beneficios.

Otro ejemplo de cultura empresarial desarrollada podemos encontrarlo en Inditex. Este grupo multinacional español basa su cultura empresarial en la conexión con su cliente y la personalización del producto. Esto lo demuestran sus nueve marcas (Zara, Zara Home, Massimo Dutti, Oysho, Pull & Bear, Stradivarius, Berska, Lefties y Uterqüe), cada una de ellas adaptada a un perfil de público diferente. Además, las personas que trabajan en cada una de ellas se contagian de dicha cultura empresarial, ya que el propio puesto de trabajo supone para ellas una personalización dentro de Inditex en función de la marca concreta para la que trabajen.

Estas culturas empresariales son solo dos de los ejemplos que podemos encontrar en marcas reconocidas y de éxito. ¿Te gustaría desarrollar una cultura empresarial como la suya y conseguir lo mismo que ellas? Entonces debes empezar por poner en marcha los siguientes pasos.

En primer lugar, define muy bien cómo quieres posicionarte en la mente de tu cliente. Reflexiona sobre si quieres que tu cliente te vea como una empresa creativa, como una empresa seria, como una empresa carismática, como una empresa poderosa… Si te resulta complicado, puedes hacer más sencillo el proceso si piensas en tu empresa y en tu marca como si fuesen una persona. ¿Cómo describirías a esa persona? Una vez que hayas hecho su descripción, tendrás una serie de adjetivos que podrán ayudarte a definir la base de la cultura empresarial que vas a desarrollar.

Una vez que tienes claro cómo va a ser tu empresa, diseña un plan de acción para trasladar esa personalidad a cada uno de los aspectos a los que tu empresa se dedique. Desde contratación de personal hasta atención al cliente, distribución comercial, publicidad y un etcétera tan largo como la cantidad de procesos diferentes que tu empresa vaya a realizar, establece por escrito la forma en la que los empaparás de la personalidad que has definido y que será la base de tu cultura empresarial.

Por último, una vez que hayas definido bien la estrategia explicada en el párrafo anterior, impleméntala. Debes tener en cuenta que la implantación de una cultura empresarial no es algo que se consiga de un día para otro, ya que todas las personas que están en contacto con tu empresa (empleados, clientes, proveedores…) deben irla interiorizando poco a poco para poder sentirse parte de ella.

De esta forma, conseguirás que la cultura empresarial que has diseñado se implante en tu empresa, con todos los beneficios que eso conlleva.

 

CTA - Horizontal - Transformacion digital